Loading...

miércoles, 1 de agosto de 2012

SI QUIERES QUE TE RESPETEN HAY QUE APRENDER PRIMERO A RESPETAR.



SI QUIERES QUE TE RESPETEN HAY QUE APRENDER PRIMERO A RESPETAR.


La soberbia y desesperación por mantenerse en el poder,  a pesar  de los hechos comprobados, tiene desesperados a los incondicionales del  Alcalde de Chiclayo.

Parece ser que la  señora Regidora Carmen Carhuallanqui Heredia,, regidora oficialista e incondicional del alcalde chiclayano, Roberto Torres, al no tener  ningún argumento válido para continuar defendiendo  lo indefendible, intenta desesperadamente  desviar la atención  expresando  improperios  y acusaciones  contra todas las personas que  NO  opinan a favor  de los intereses de su Alcalde.
Los ciudadanos y contribuyentes Chiclayanos necesitan respuesta y atención inmediata a sus problemas de seguridad ciudadana, salubridad, limpieza pública, Transporte  Urbano,  Salud Pública, etc.  Chiclayo necesita  que sus autoridades respondan a la exigencias  sociales de una colectividad  cada día más abandonada.

Es  probable que  las  desatinadas expresiones de los cercanos al Alcalde de Chiclayo pretendan  crear una cortina de humo  para distraer la atención  de los ciudadanos. 

Por ello nuevamente  intentan  poner en agenda  un triado y manido tema que en su momento ha quedado  claro y limpio; más claro y limpio que la conciencia y moral de algunas  personas   que confunden la responsabilidad política y social , con propiedad  privada;  pero eso no justifica la difamación de honor de un ciudadano que ha contribuido  y continua contribuyendo en los procesos del desarrollo regional y nacional.


Como Secretario Provincial del Partido Humanista Peruano en la Provincia de Lambayeque,  reto a la señora  Carhuallanqui,  para  que  en  las próximas  24 horas demuestre con pruebas  sus acusaciones. De lo contrario  tendrá que pedir  las  disculpas públicas, reconociendo  que se equivocó.

 Nuestra base Provincial  está realizando las consultas orgánicas, si es prudente  plantear  una acción legal por difamación de honor. Mucho tiempo hemos  asumido con tolerancia y mucha empatía  las desaforadas acusaciones  a nuestros militantes  y dirigentes, pero  todo tiene un límite y NO permitiremos  más, que  aprendices  y resentidos  políticos, cada vez que  se les terminen los argumentos para defender  sus causas perdidas,  tomen la dignidad  y honor de ciudadanos que  tienen el  más alto respaldo social en nuestra región.  Hecho que también afecta  el honor y dignidad de quienes formamos un Partido Político que ha demostrado y seguirá demostrando honestidad y  Transparencia.

Esperamos no olvidar  que el respeto purifica el alma y si no lo tienes es que nunca tuviste alma. Además  considero importante  recordarle  a  quien corresponda  que respetar es cuando sabes que estás haciendo bien y te sientes conforme contigo mismo, también es saber cómo comportarse en determinado momento de nuestra vida.